SHARE

Sin duda alguna una de las mejores creaciones que se ha podido elaborar ha sido el internet, pues gracias a este tenemos acceso a varios tipos de comunicaciones e información, sin embargo, no todo lo que brilla es oro y siempre habrá algo que nos perjudica directa o indirectamente.

El Wi-fi por su parte, nos da la ventaja de conectarnos a la red inalámbricamente, pero también nos hace mucho daño, sobre todo a nuestro sistema nervioso, de hecho, los científicos han determinado que es realmente perjudicial para nuestra salud.

El router, dispositivo que genera el internet inalámbrico, desprende una buena cantidad de energía electromagnética que de una u otra forma logra comprometer nuestro bienestar, sobre todo cuando las colocamos en los sitios que más frecuentamos.

El cuerpo humano puede resistir la energía magnética hasta cierto punto, pero lamentablemente todo llega a un límite y el Wi-Fi puede ser el nuestro.

¿Cuáles son los peligros a los que nos exponemos con el Wi-Fi?

 Problemas de concentración: 

En cierta manera, nuestro cerebro funciona con energía electromagnética, pero al estar frente a objetos o maquinarias que emitan igual o mayor densidad que nuestro cuerpo, puede influirnos negativamente, principalmente en el sistema cognitivo, pues podemos llegar a tener demasiada dificultad para llegar a la concentración y memorizar cualquier tipo de información.

 Dolencias en el oído: 

Quizás al principio notemos alguna incomodidad, pero tiempo después la audición desaparece. La magnitud del problema puede ser muy grande si no se toman previsiones.

 Dolores de cabeza severos: 

Al encontrarnos en una encrucijada de energías, el cerebro se sobrecarga en su búsqueda del funcionamiento adecuado y al no lograr su objetivo correctamente, la cabeza suele doler demasiado por largos períodos de tiempo. De igual manera se pueden presentar malestares e inconvenientes para conciliar el sueño.

 Evita el crecimiento de los niños: 

Este es incluso uno de los grandes problemas que se tratan de evitar. El hecho de que un niño se encuentre cerca del router puede dificultar tanto el crecimiento corporal como el mental. Hay que tener mucho cuidado con esto.

¿Qué debemos hacer para evitar la radiación electromagnética que emite el Wi-Fi?

 Desconecta todo cuando vayas a dormir: 

Lo ideal es que apagues y desconectes no solo el Wi-Fi, sino también todos los aparatos electrodomésticos que se encuentren en tu hogar. Primero porque mientras duermes no les das utilidad y segundo, en las horas nocturnas es donde más radiación emiten y al estar dormido quedas mucho más expuesto.

 Saca el router de tu habitación: 

Es muy común que las personas instalen el router en sus habitaciones o en los lugares de sus viviendas más frecuentados.

Esto es un completo error porque, así como pasan más tiempo en esas áreas, más rápido será la absorción electromagnética y los daños aparecerán de manera más agilizada de lo normal.

Esperamos que de ahora en adelante tomes las previsiones necesarias. Difunde este post en tus redes sociales.

SHARE